El 1ero de abril del 2018 Costa Rica apostó por la continuidad del PAC, por las razones que fuesen las personas votaron a consciencia por la que consideraron su mejor opción, con más de 1 millón 300 mil votos, los costarricenses no solo eligieron a Carlos Alvarado como capitán del barco sino a usted Sra. Vicepresidenta; atrás quedaron sus años de diputada y activista. El Pueblo decidió que usted ya estaba lista para ese cargo tan prestigioso y eso es lo que imperiosamente le rogamos: ejerza con dignidad y sapiencia.
Las palabras se las lleva el viento, las obras y las buenas decisiones permanecen en el tiempo. Hoy, 7 meses después de las elecciones el Gobierno ha definido la ruta para alcanzar el bien vivir y equilibrar el tipo de calidad de vida que añoramos para los y las costarricenses, ahí es donde necesitamos a la Sra. Vicepresidenta:
• Educación para el desarrollo sostenible y la convivencia. Hay 14 programas y proyectos de inversión pública.
• Innovación, competitividad y productividad.
• Desarrollo regional. 
• Económica para la estabilidad y el crecimiento inclusivo.
• Seguridad Humana.
• Salud y seguridad social.
• Infraestructura, movilidad y ordenamiento territorial.
Es en estos temas medulares donde queremos esa fuerza con la que usted defendió los nombramientos turbios, a su familia, profesión e incluso su imagen; el tiempo es oro, ya no se trata de justificaciones o discursos, sino de cumplirles a esas personas que confiaron en usted y que de una u otra forma hoy se sienten abandonadas.
Trabajo, trabajo y trabajo fue lo que usted prometió esa noche de abril en la plaza Roosevelt.