La Nación || María del Pilar Baeza Montes de Oca narró a ‘La Nación’ que en el 2008 visitó la casa del expresidente Óscar Arias, ubicada en Rohrmoser, en San José, y que este le tocó los senos e intentó retenerla.

“Estábamos conversando y de pronto se me lanzó a tocarme los senos. Me lo quité de encima de un empujón y recuerdo que le hablé duro. Le dije que ¿qué le pasa? Me respondió: ‘No me diga que no quiere que la toque’. Yo le respondí fuerte que no quería. Estaba que ahogaba de furia y asustada”.

María del Pilar Baeza Montes de Oca, una empresaria de bienes raíces de 65 años, asegura que este fue el desenlace de un encuentro que tuvo en el 2008 con el expresidente Óscar Arias Sánchez en su casa localizada en Rohrmoser (San José).

Baeza Montes de Oca señala que una amiga periodista la llevó a la residencia de Arias tras comentarle, sin mayores detalles, que quería presentarle a un amigo quien manifestó interés en conocerla.

“Continuamos hasta llegar a una casa que resultó la casa de Óscar Arias y ahí ella me anunció que era él quien quería conocerme. Me sentí decepcionada por la sorpresa y francamente perdí interés.

“Ella se disculpó diciéndome que por eso no me había dicho pero que, de todos modos, le diera una oportunidad”, relató la mujer a este diario.

La empresaria de bienes raíces asegura que, al llegar a la residencia de Arias, el exmandatario la recibió a ella y a su amiga con mucho detalle.

Según recuerda, les mostró su biblioteca, fotografías y reconocimientos de su carrera política. Luego, los tres compartieron unas copas de vino y bocadillos en una sala.

En determinado momento de la velada, asegura Baeza Montes de Oca, ella fue al baño y a su regreso se topó con la sorpresa de que su acompañante debía retirarse. Sostiene que la situación tampoco le agradó.

“Por cortesía acepté quedarme un rato más y luego irme. Seguimos conversando en un sofá y, de pronto, simplemente se lanzó a tocarme los senos. Yo me lo quité de encima y le dije ¿qué le pasa?”, aseveró.

“Él permaneció sentado y empezó a desabrocharse el pantalón hasta mostrarme su miembro y entonces me dijo: ‘Pilar usted pasa la noche conmigo, estamos solos y el mayordomo tampoco está; la casa está con llave y no se puede ir’”, afirmó.

Detalló que entre el enojo, la sorpresa y el susto que sintió le gritó al exgobernante que le abriera de inmediato la puerta hacia la cual empezó ella a caminar. Relató la denunciante al periodista J. F Lara de La Nación.

Con este caso, ya suman ocho las mujeres que públicamente han señalado a Arias desde que el 5 de febrero el Semanario Universidad publicó que Alexandra Arce von Herold lo denunció penalmente por violación.

La segunda acusación penal provino de Jazmín Morales, quien acusa al expresidente de tocarle senos y besarla a la fuerza durante un encuentro en la vivienda del Premio Nobel en el 2015.