Mientras sus coterráneos en Venezuela luchan por liberar a su patria de la tiranía, Jorge Arreaza desfila en Central Park junto a miembros del Gabinete Presidencial y familia.

Ante los cuestionamientos hechos, él y sus acompañantes atienden a tapar sus rostros e irse del lugar evitando así los enfrentamientos.