TN || La denunciante fue Andrea Constand, una exjugadora de básquet que conoció al comediante en la Universidad de Temple.

Alguna vez fue considerado el “papá de Estados Unidos” y adorado por millones de personas por su papel como el entrañable Cliff Huxtable en la exitosa serie de televisión The Cosby Show. Hoy, en cambio, su nombre quedará en la historia como el primer gran referente de Hollywood que rindió cuentas en la Justicia por haber acosado sexualmente a una mujer.El actor fue sentenciado a 10 años de cárcel por haber drogado y abusado de Andrea Constand en 2004, en un juicio que fue seguido de cerca por los medios del mundo.

El proceso comenzó los primeros días de abril, con la búsqueda de los 12 miembros del jurado que irían a decidir sobre la sentencia. El actor de 80 años ya se había sometido a un juicio en junio de 2017, pero el jurado fue incapaz de alcanzar un veredicto y el litigio fue declarado nulo. Para este nuevo juicio, Cosby cambió a su equipo de abogados, y la defensa fue encabezada por Tom Mesereau, conocido por defender con éxito a Michael Jackson en su litigio de 2005 por supuesto acoso sexual a menores de edad.

Más de 50 mujeres acusaron públicamente a Cosby de drogarlas y violarlas, pero este litigio se centró en la canadiense Andrea Constand, quien aseguró que una noche a principios de 2004 Cosby la invitó a su mansión de Cheltenham, Pensilvania, y le dio unas pastillas que la marearon, le nublaron la vista y permitieron al artista abusar de ella.

Foto: Women’s Agenda

Cosby y Constand se conocieron en 2001 mientras ella entrenaba el equipo de básquet de la Universidad de Temple (Pensilvania) y Cosby formaba parte del consejo de administración del centro educativo. La mujer asegura que el actor se presentó como “un mentor” y usó esa confianza para lograr su objetivo. Andrea es abiertamente gay desde hace muchos años, un dato que no es irrelevante en este caso y de hecho, complicó a Cosby cuando afirmó que la relación había sido consensuada.

“Quería que se detuviera”, dijo Andrea Constand, en el quinto día del juicio en Norristown, un suburbio de Filadelfia. “No tenía fuerzas y no podía luchar contra él”, relató la canadiense, y explicó que tomó las pastillas que le ofreció el actor porque pensó que eran un remedio natural. Pero cuando empezó a ver doble y a arrastrar la lengua al hablar, Cosby la acostó en un sofá. “Estaba muy asustada. No sabía qué estaba pasando”, dijo. “Sabía que algo andaba mal y comencé a sentir pánico”.

El fuerte relato continuó con lo que ella recuerda que pasó al despertar. Estaba en el sofá y Cosby estaba detrás, con sus dedos ocupados: “Mi vagina estaba siendo penetrada con fuerza”, dijo. “Sentí que me estaba tocando los senos, y tomó mi mano y la colocó sobre su pene y se masturbó con mi mano”. “Estaba realmente humillada. Estaba en estado de shock”, añadió.

Constand presentó una denuncia, aproximadamente un año después de los hechos supuestos, pero el fiscal no vio motivos para una investigación. Pero luego entabló una demanda civil contra Bill Cosby, que saldó recibiendo 3,38 millones de dólares en 2006.

La versión de Cosby es que aquella noche le dio a la mujer un antihistamínico para bajar el estrés y que el encuentro sexual había sido consensuado. La testigo estrella de su defensa fue una exempleada de la Universidad de Temple que afirmó que Constand habló de querer tender una trampa a una celebridad para conseguir dinero. El abogado Mesereau, la acusó de ser una “estafadora” mentirosa que sólo buscaba dinero. Además, la intentó pintar como ingenua o manipuladora, por su versión según la cual nunca pensó que Cosby la encontraba atractiva, teniendo en cuenta la actitud del comediante hacia ella y los perfumes y sweaters que le regalaba.